Canción actual

Título

Artista

Lesbicidio: cuando los discursos de odio se materializan

Escrito por el 28 mayo, 2024

En el programa radial Tripulantes de la Mañana conversamos sobre los discursos de odio y el impacto material que tienen en nuestra sociedad con Gisela Portscher, Lic. en psicología, Terapeuta Gestaltista, Sexóloga Clínica, quien trabaja actualmente en el CAPCUSH y el Consultorio de Diversidad de la ciudad de Ushuaia. 

Gisela brindó detalles sobre lo que fue el ataque lesboodiante en el barrio de Barracas en la ciudad de Buenos Aires, en el que fallecieron tres mujeres y una permanece internada tras sufrir quemaduras severas. El ataque, premeditado, hacia Andrea Amarante, Pamela Cobas, Roxana Figueroa y Sofía Castro fue realizado por Justo Fernando Barrientos.

 

Fotografía de agenciapresentes.org

 

Portscher hizo hincapié en que este lesboataque no es un acto de violencia y odio aislado, sino en que se viene fomentando con los discursos de odio que se van generalizando, desde diferentes representantes del Estado, partidos políticos, líderes religiosos que promueven la Discriminación y violencia hacia lo diferente. 

Resaltó que no se trata de homofobia, ya que “la fobia tiene características en el psiquismo de las personas distintas a un odio acumulado y llevado a la práctica, tiene características de miedo”. “¿Qué miedo te puede generar una lesbiana? En la comunidad no pensamos en Homofobia sino en Homo-odio”, sostuvo.

Algunos de los discursos de odio que han circulado por parte de representantes y simpatizantes de la Libertad Avanza son:

  • Nicolás Marquez, biógrafo de Javier Milei, que denuncia que el Estado fomenta promueve, incentiva y financia la homosexualidad, «una conducta autodestructiva». 
  • Diana Mondino, Canciller, comparó la homosexualidad con tener piojos.

  • Javier Milei, Presidente de la Nación, manifestó que “si vos querés estar con un elefante, si tenés el consentimiento del elefante es tu problema y del elefante”. 

En este último se evidencia una analogía con animales, deshumanizando la condición de género o elecciones sexuales de las personas. Apuntando a deslegitimar la lucha por la Identidad de género. 

“Esto genera miedo, porque es la otredad, porque no sé cómo me va a mirar o aceptar”, planteó, remarcando que las conductas habituales se empiezan a modificar para “evitar demostraciones de afecto, de amor, de cariño en la sociedad o donde yo lo desee” ante personas que se identifican con el fascismo y tienen conductas violetas.

“El violento elige ejercer violencia ¿Si? Acá también hay una brecha de construcción y de pensamiento crítico, son mensajitos que van calando y que hoy se representan en este atentado”, advirtió.

Asimismo, subrayó la responsabilidad del Estado por no implementar políticas públicas para prevenir y erradicar la violencia de género, ni intervenir ante el creciente y constante aumento de discursos de odio y expresiones discriminatorias que circulan en medios de comunicación y redes sociales, que “con más fuerza avalan prácticas violentas”.

 

Fuente Indymedia

 

En ese sentido, el actual gobierno Nacional cerró el INADI, esto no sólo obtura un espacio de consultas y denuncias, sino también reduce los espacios de contención que invitan al  debate social con el fin de erradicar diferentes formas de discriminación. A este hecho se le suma el cierre del Ministerio de Género, Mujeres y Diversidad, el desfinanciamiento de Programas públicos pensados para acompañar y brindar condiciones más equitativas para mujeres, niñeces, adolescencias y diversidades. Y, ni hablar que deja de velar porque se cumplan con leyes como la del cupo laboral travesti trans.

Frente a este panorama de miedo e incertidumbre, agudizado por la crisis económica, en donde claramente el Estado se corre de sus responsabilidades Gisela nos trae los siguientes interrogantes “¿A dónde vamos? ¿Con quiénes nos contenemos? ¿Quién nos aloja?”

La violencia sistemática y estructural

La violencia sistemática porque se normaliza: en memes, en tweets, en discursos. La discriminación se presenta por cuestiones de género, discapacidad o clase social. 

Cuando decimos que es estructural es porque el colectivo LBGTIQ+NB la padece desde hace tiempo y a lo largo de toda su vida. Este caso nos ayuda a reflexionar sobre la vulnerabilidad en la que se encontraban las parejas de lesbianas que fueron atacadas: con trabajos informales y viviendo en condiciones indignas. Históricamente el colectivo ha sufrido violencias estructurales, desde la exclusión para las niñeces trans y homosexuales en sus familias, en las instituciones educativas, sin posibilidad de acceder al trabajo o a una atención digna en espacios de salud.

Es por ello que es necesario un Estado presente que albergue a los colectivos históricamente desamparados.

Gisela agregó que en este contexto donde se normaliza el odio y la violencia “algunas optan y dicen dejo de compartir, dejo de participar, me empiezo a aislar. Está aquel que mira solamente su ombligo y aquel que no le queda otra porque la receptividad ante la diversidad tambalea.”

Para finalizar, Portscher recordó a la audiencia que en la provincia tenemos dos consultorios de diversidad: uno en Ushuaia, otro en Río grande y referentes en la ciudad de Tolhuin. “Ojalá algún día no tengan que existir estos espacios”, expresó, agregando que “las personas de la comunidad puedan recibir un trato digno en todos lados, pero hoy más que nunca es necesario proteger estos lugares de cuidado. Una vez al mes se generan talleres de intercambio con la comunidad para armar redes. Espacio de escucha, de intercambio, de información y apoyo para insertarse en el mundo laboral”.


Canción actual

Título

Artista